Pages

31 de mayo de 2012

VIII. DOLENCIAS MUSICALES: Distonía Focal o "calambre del músico"

Cuando acepté la petición de los músicos, de una entrada sobre la distonía focal, realmente no sabía bien dónde me estaba metiendo. Al ser una dolencia que no conocía lo suficiente, me he visto obligada a moverme un poco más de la cuenta y estudiar todas las ambigüedades que me he ido encontrando por el camino. Esto, unido a la falta total de tiempo, ha hecho que esta entrada tardara en llegar…

Si empezamos por el principio, a la distonía focal en el músico, por su rareza y especificidad, no se le ha dedicado mucho tiempo de estudio y por tanto no está descrita con todo el detalle que se merece. Durante muchos años se había pensado que la distonía focal era un trastorno de tipo psiquiátrico; una especie de fobia al instrumento. Pero actualmente sabemos, con total seguridad, que se trata de un trastorno no degenerativo, de tipo neurológico, que afecta, básicamente, la forma de aprendizaje y la organización del sistema motor y sensitivo.

La distonía focal es un trastorno caracterizado por la aparición de una actividad muscular anormal que incluye acciones involuntarias como contracciones, espasmos, temblor, muecas etc., estos impiden al músico manejar adecuadamente los músculos implicados en la ejecución o práctica de su instrumento. A menudo, las dificultades en los dedos son interpretadas por el músico como una evidente "falta de práctica". Debido a eso, suele ensayar más intensamente, que es justo lo que no se debe de hacer.

Los músicos que más padecen esta dolencia son en primer lugar los guitarristas, seguidos de los pianistas y suele ser consecuencia de un trabajo manual repetitivo, intenso y obsesivo en algunos casos, realizado durante muchos años sobre el instrumento musical. Eso implica que el músico, en un momento determinado de su carrera, no es capaz de reproducir de una forma natural, automática y eficiente alguno de los gestos técnicos propios de su actividad y que, hasta ese momento, ejecutaba sin ningún tipo de dificultad ni necesidad de concentración.


Síntomas.

Según el estudio “Análisis clínico de la distonía focal en los músicos. Revisión de 86 casos” realizado por Institut de Fisiologia i Medicina de l´Art-Terrasa, Barcelona, existen ciertos síntomas percibidos por los músicos, que de mayor a menor frecuencia serían los siguientes:

- Descontrol de los movimientos voluntarios manuales sobre el instrumento.

- Dificultad o enlentecimiento digital.

- Tensión o rigidez de la mano o el brazo.

- Temblor en los dedos.

- Dolor en la región afectada.

- Falta de independencia de los dedos.

- Presencia de dolor en algún momento de la evolución de la afección.

En la mayoría de los casos, estos síntomas aparecían en el momento de tocar las primeras notas durante la práctica, mientras que en otros músicos estos mismos síntomas, eran más intensos cuanto más difícil era la obra técnicamente.

En algunas ocasiones los propios músicos han manifestado haber estado sometidos a cambios de rutina de trabajo o estrés psíquico justo antes de la aparición de los primeros síntomas de distonía.


Clasificación.

Se han clasificado los distintos tipos de distonía dependiendo de factores como la edad de comienzo, la etiología o la distribución. Aquí nos quedamos con la tercera propuesta que es la que más nos interesa.  La distonía puede afectar diferentes partes del cuerpo, por lo que se ha aceptado la clasificación en focal, segmentaria, generalizada o multifocal.

1. Distonía focal significa que está afectada sólo una parte del cuerpo, en el caso de nuestros músicos este tipo se le conoce como la distonía ocupacional. También puede darse en profesiones como la de escritor o informático.

2- Distonía segmentaria se da cuando están implicadas dos o más partes del cuerpo. Por ejemplo, un violinista es propenso a la distonía axial que compromete a la cabeza y cuello.

3- Distonía generalizada se define como la afectación de al menos una pierna más cualquier otra región del cuerpo. Algún caso de bateristas nos podemos encontrar con este tipo de distonía, aunque no es muy frecuente, por no decir totalmente inusual.

4- En la distonía multifocal se ven afectadas dos o más segmentos del cuerpo que no tienen continuidad entre ellos.

Para poder tratarla es imprescindible, además de clasificarla correctamente, identificar con certeza el tipo de movimiento involuntario y si hay movimientos acompañantes. Los movimientos distónicos pueden ser continuos, y al igual que cualquier movimiento extrapiramidal desaparece durante el sueño. Así mismo tiene diferentes variaciones durante el día y pueden estar influidos por estados emocionales, aumentar con la fatiga y disminuir con la relajación. 


Tratamientos.

Hasta hace pocos años la distonía focal del músico se consideraba una afección incurable. Actualmente, aunque los tratamientos no son efectivos en todos los casos, ya existen posibilidades terapéuticas interesantes. Las medicinas alternativas, las técnicas de consciencia corporal o relajación han ofrecido resultados consistentes.

Pero antes de meternos en las terapias alternativas, es interesante que sepáis que, para la mayoría de las distonía focales está aceptada como tratamiento de elección la inyección repetida de toxina botulínica. Al inyectarla de manera intramuscular o subcutánea sobre el músculo contraído, las contracciones se reducen dramáticamente, sin que haya apenas efectos secundarios.

Pero este no es mi campo, y lo que quiero es ahorraros inyecciones y tratamientos agresivos. Para ello existen técnicas de renombre que pueden ser altamente efectivas para tratar la distonía focal: La Acupuntura y la Osteopatía.


Acupuntura – Craneopuntura

Además de la acupuntura, que es una de las técnicas más conocidas, la Medicina Tradicional China utiliza una gran variedad de herramientas complementarias muy eficaces, como es el caso de la craneopuntura. Se trata de la aplicación de agujas en puntos del cuero cabelludo para la recuperación de diferentes dolencias.

En la craneopuntura las agujas se ubican en zonas del cráneo específicas, tomando como medida ciertas funciones del sistema nervioso central (la corteza cerebral). Esta terapia resulta muy útil en el tratamiento de afecciones del sistema nervioso como es el caso de la distonía focal.

Este tratamiento se caracteriza por tener una aplicación muy simple y además, por ser muy seguro. Tiene efectos curativos rápidos y una amplia variedad de indicaciones, sin efectos secundarios, por eso puede ser  una herramienta eficaz incluso para combinarla con otras técnicas y terapias. La Craneopuntura  describe zonas que se corresponden con órganos y vísceras descritos en Medicina China, y no posee contraindicación alguna.

Osteopatía.

Los doctores en osteopatía practican un tipo de medicina que observa al paciente como una “persona completa”. No basta con ver la parte lesionada, sino que deben centrar la atención en todo el sistema músculo-esquelético para ver cómo la lesión ha influido en los otros sistemas del cuerpo.
Aunque a la Osteopatía se la relacione fundamentalmente con problemas que afectan al aparato locomotor, lo cierto es que restablece el equilibrio perturbado mediante técnicas manuales dirigidas a cualquiera de los tejidos afectados, sean estos del sistema musculoesquelético, visceral, nerviosos etc. 

Esto nos hace distinguir entre los tres grandes grupos en los que la osteopatía basa sus tratamientos.

1- Osteopatía estructural: las manipulaciones y maniobras se centrarán en el sistema musculoesquelético.

2- Osteopatía visceral: se analizan en profundidad las estructuras viscerales, su movilidad y la repercusión que puedan estar ejerciendo sobre otros sistemas aplicando maniobras específicas para ellas.

3- Osteopatía sacro craneal: Se centra en los problemas craneales y su influencia en el Sistema nervioso central. Esta rama de la osteopatía trabaja a un nivel más sutil, pero a la vez profundo. 
Ayuda al funcionamiento del sistema nervioso autónomo y permite corregir modelos negativos del comportamiento. También puede corregir articulaciones dislocadas y fuera de su sitio, lesiones y limitaciones; por ejemplo “hombro rígido”, liquido en las articulaciones, problemas de mandíbulas que no encajan, “codo de tenista”, y las distonías focalizadas.

Una vez terminado el tratamiento, llega sin duda la parte más larga y costosa, que consiste en cambiar los hábitos del músico a la hora de tocar su instrumento. Evitamos así segundas partes… que nunca fueron buenas…


Reeducación del cuerpo.

Un Quiromasajista te puede ayudar a reeducar el cuerpo para realizar esos movimientos que  sentenciaron tu cuerpo a una distonía focal, de una manera más beneficiosa.

Hay que valorar el tono muscular, la postura, el equilibrio y la coordinación y dependiendo del resultado se aplican diferentes técnicas:

1- La Técnica de Bobath: Es una terapia aplicada a tratar los desórdenes del movimiento y la postura derivados de lesiones neurológicas centrales. El tratamiento se basa en la comprensión del Movimiento normal, utilizando todos los canales perceptivos para facilitar los movimientos, y las posturas selectivas que aumenten la calidad de la función. Con todo esto puede ser una rehabilitación a tomar en cuenta.

2- La Cinesiterapia activa: es el medio de curación por movimiento y ocupa un lugar destacado como método de tratamiento de muchas enfermedades, sobre todo en el aparato locomotor. Básicamente consiste en el conjunto de ejercicios, analíticos o globales, realizados por el mismo paciente con sus propias fuerzas, de forma voluntaria o autorrefleja, y controlados, corregidos o ayudados por el Quiromasajista. Su objetivo es recuperar o mantener la función muscular y facilitar los movimientos articulares integrándolos en el esquema corporal con normalidad.

3- Ejercicios específicos:



No fuerce los movimientos; estos deben realizarse de manera suave, lenta y controlada.

Si al realizar un ejercicio experimenta dolor, pare y consulte con su terapeuta.

Una forma magnífica de realizar ejercicio es caminar y nadar.

Evite cualquier situación incómoda.

Los ejercicios de elongación son muy eficaces en relajar los músculos tensos y en la prevención de pérdida de movilidad en las articulaciones. Estos ejercicios se recomiendan para mejorar el vigor en los músculos debilitados.


Relajación.

Realizar ejercicios de relajación es una buena manera de complementar el tratamiento y reeducar al cuerpo. Existen muchas maneras de conseguir un estado de relajación que pueda beneficiar tanto a músculos como a articulaciones.

Los masajes relajantes son una buena opción. Existen dos tipos:

- Masaje superficial lento, que suele ser corto y prolongado, posee una acción sedante que aumentará con la prolongación.

- Masaje profundo lento, que posee una acción calmante y descongestionante, mejorando la asimilación de los tejidos y eliminando las sustancias de desecho., acción que se acentúa si el masaje se prolonga.

Con las distintas técnicas de masajes relajantes que existen además de lograr relajar los músculos y de darles un merecido descanso, también se logra obtener un efecto positivo en la circulación y en el estado general de ánimo.

El Yoga es una práctica que ya se ha mencionado en otras ocasiones. Te ayuda a ser consciente de cada hueso, de cada músculo y de cada articulación, en definitiva, te hace ser partícipe de cada movimiento. Al fin y al cabo el yoga consiste en la búsqueda de un equilibrio entre cuerpo y mente para favorecer la relajación y la concentración de quien la practica.

En mi afán de ofreceros la mejor información que pueda conseguir, acudí a una profesora de Yoga, con años de experiencia, que además tengo la suerte de que también es amiga, y le pedí su opinión sobre este asunto. Su respuesta me ha gustado tanto que os la muestro con sus puntos y sus comas: 

"Efectivamente el yoga permite "ampliar la conciencia" empezando por el cuerpo y terminando por la mente, esto hace posible el reconocimiento de zonas concretas del cuerpo como músculos, articulaciones, etc... Al igual que sensaciones, contactos y movimientos sutiles.
Yoga permite y ayuda a unir (Yoga = unión) el cuerpo con la mente (lo que los occidentales solemos tener tan desunido).
Mi humilde opinión es que efectivamente para esa dolencia tan concreta puede ser de gran utilidad la práctica de yoga. Como la Distonía focal tiene un componente psicosomático y emocional vinculado con el estrés (miedos, preocupaciones, frio o incluso actividad física intensa...) del que no siempre se es consciente, puede beneficiar enormemente a la hora de reconocerse y conocerse en situaciones o estados de ese tipo, además de aprender a controlarlos y/o minimizarlos.
No olvides que el yoga trabaja aspectos psicofísicos y con la práctica también, patrones conductuales. Dentro de su práctica no solo hay ásanas, sino pranayamas (ejercicios respiratorios) y espacios o momentos concretos de meditación.
Lógicamente no es posible asegurar su curación, ni mucho menos, pero si se puede lograr quizás reducir tanto la frecuencia como la intensidad, incluso con ejercicios respiratorios sencillos pero muy eficaces. Creo haber leido en algún lado que para la Distonía Focal centrada en la zona de la cara, practicar "yoga facial" ha resultado bastante eficaz."



Cada persona puede tener un modo distinto de relajarse, lo importante es encontrar un momento del día para centrarnos en nuestro cuerpo y ser conscientes de sus necesidades. Prestar atención y saber escucharnos es una buena prevención.

A cerca de la Distonía Focal, poco me queda por deciros, sólo añadir dos datos significativos. En primer lugar, como todas en la inmensa mayoría de lesiones que hemos visto hasta ahora, si se tratan a tiempo quedarán simplemente en una mala experiencia, de la que deberías aprender.

En segundo lugar y para los más curiosos, este tipo de distonía focalizada también afecta a escritores e informáticos y se le conoce en este caso como calambre del escritor.

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.

3 comentarios:

  1. Muy interesante. También la relación que tienen con informáticos y escritores.

    ResponderEliminar
  2. a los bateristas tambien les afectas?porq me ha dolido mucho un tendon de la muñeca y otro del pie

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar